Crear una campaña de comunicación interna efectiva requiere de más que una buena dosis de creatividad. Recordá que más allá de la recordación de un tema específico, una campaña tiene el potencial de conectar a la organización completa para nutrirse del conocimiento, experiencias y talento de su gente.

A continuación te damos 5 consejos básicos para planear tu campaña interna:

El objetivo debe estar 100% claro

Con la cantidad de ruido que existe en las organizaciones hoy en día no podemos darnos el lujo de perder a nuestro público con un mensaje poco claro. ¿Qué es lo que necesitamos decir? ¿A quién se lo queremos decir? ¿Cómo esperamos que reaccione nuestro público? La comunicación es un ejercicio de enganche y repetición de nuestro mensaje y hasta la campaña la campaña mejor ejecutada del mundo fallará si no se tiene claro lo que se espera de ella.

Hay que asignarle un presupuesto

Es cierto que la necesidad es la madre de la invención pero hasta el equipo más ingenioso necesita recursos. Para dar con el presupuesto, debés evaluar el costo para la organización de una comunicación interna deficiente. Asuntos como el costo de rotación, la efectividad del personal, el sentido de pertenencia y cómo se traduce en servicio al cliente, la calidad de los productos o servicios, la construcción de una cultura, entre algunos temas generales, son un buen parámetro para darle un valor y asignarle los recursos apropiados a estos proyectos. Existirán casos puntuales donde es todavía más fácil medir el valor del aporte de una campaña, razón por la que incluimos el punto 3.

Los resultados deben ser medibles

La tecnología nos brinda la posibilidad de darle seguimiento a prácticamente cualquier cosa. Una campaña con un objetivo claro debe construirse para cumplir con métricas que nos dejen evaluar su desempeño. Más allá de los resultados de ventas, cantidad o calidad del trabajo, cumplimiento de directrices o cualquier otro proyecto que la campaña esté apoyando, hoy tenemos la posibilidad de medir el posicionamiento de un mensaje o la interacción de las personas con la campaña de forma objetiva y a tiempo real.

Tenemos que saber planificar y ejecutar consistentemente

Es común que el día a día de la organización nos ponga frecuentemente en modo reactivo e incluso “apaga incendios”. Sin embargo la ejecución de una campaña y sus resultados se verán seriamente afectados cuando trabajamos de esa manera. La planificación, junto al tiempo adecuado de ejecución son los dos grandes aliados que tenemos para generar resultados. En esa misma línea juega la constancia ya que son pocos los resultados que podemos obtener de campañas o iniciativas esporádicas a las que no se les brinda seguimiento. Debemos recordar que los procesos de posicionamiento de un mensaje son graduales y una campaña no sólo requiere de repetición sino que además de etapas para ir logrando resultados.

Debemos sorprender

Ya hablamos del ruido al que están expuestas diariamente todas las personas de la organización. El mundo, sus familias, compañeros de trabajo, clientes y sus obligaciones laborales les bombardean de mensajes con los que debemos competir. Además de ser estratégicos con el momento y lugar en que lancemos nuestro mensaje, debemos crear experiencias disruptivas que nos garanticen la atención de nuestro público. Nuestra campaña debe proveer situaciones que le saquen de su cotidianeidad de manera positiva, que les llenen de orgullo, que les haga ver su ambiente con nuevos ojos y finalmente que les permita conectarse con lo que estamos construyendo juntos.

Cumplir estos 5 puntos te encamina a un buen norte en el desarrollo de tu campaña de comunicación interna. Agendá una cita con nosotros para evaluar tus necesidades y en conjunto podemos empezar a darle una nueva cara a la cultura y los resultados de tu organización.